06 mayo 2016

Sevilla 3-1 Shakhtar. ¡Ea, ea, ea, nos vamos a Basilea!


El Sevilla de las grandes citas nunca falla y anoche lo volvió a demostrar, venciendo al Shakhtar Donestk por tres goles a uno en Nervión y asegurando así el pase a la final de la Europa League. El próximo 18 de mayo se disputará la final del torneo, que enfrentará a Sevilla y Liverpool en la ciudad suiza de Basilea.

Las claves del partido:

  • El sevillismo respondió como siempre y llevó en volandas a su equipo hacia una nueva final, viviendo otra noche mágica en Nervión para el recuerdo.
  • El Sevilla comenzó el partido enchufado y fruto de ello, se puso muy pronto por delante en el marcador gracias al tanto de Gameiro.
  • El gol del empate se produjo al borde del descanso, en un momento crítico, lo que provocó cierto desconcierto, aunque el equipo sevillista se recompuso tras la reanudación y reaccionó de forma inmediata con un nuevo tanto.
  • Gameiro ha demostrado ser un jugador imprescindible para el Sevilla durante toda la temporada y ayer lo volvió a demostrar con sus dos tantos y cuajando una actuación de sobresaliente.
  • El golazo de Mariano sentenció la eliminatoria y evitó vivir momentos de tensión durante el tramo final de partido.

El Sevilla saltó al terreno de juego con la siguiente alineación: David Soria, Tremoulinas, Carriço, Rami, Mariano, Krychowiak, N´Zonzi, Banega, Coke, Vitolo y Gameiro

El Sevilla, contagiado por el magnífico ambiente que había en las gradas de Nervión, arrancó en el partido como una moto. Comenzó sin reservas, llevando la iniciativa y dando por sentado que la mejor defensa es un buen ataque. El hecho de que Unai Emery eligiera a Coke en lugar de a Konoplyanka en el puesto de extremo se basaba, principalmente, en las ayudas solidarias en defensa, pues el Sevilla debía guardarse las espaldas si no quería complicarse la vida.

El conjunto nervionense se apoderó del balón y pronto obtendría su recompensa. A los 8 minutos, un error de Malyshev en un control propició que Gameiro, atentísimo, robara la pelota en campo contrario e iniciara una carrera hasta pisar el área rival y una vez allí, el delantero francés no perdonó y batió a Pyatov con un disparo raso que se coló entre las piernas del guardameta ucraniano, desatando la locura en Nervión. El Sevilla había golpeado primero.


El gol inicial no cambió la forma de jugar de los nervionenses, que continuaron siendo los dueños del partido. El centro del campo del Sevilla estaba inconmesurable; Krychowiak lo peleaba todo, N´Zonzi se ofrecía constantemente y ayudaba en labores defensivas, y Banega era el encargado de iniciar las jugadas. Habían transcurridos 20 minutos y el Shakhtar ya acumulaba tres tarjetas amarillas, pues esa era la única forma de frenar el ímpetu de los sevillistas. Banega iniciaba los contragolpes y las carreras de Vitolo y los desmarques de Gameiro hacían el resto...

El Sevilla tenía el partido totalmente controlado y al Shakhtar no le quedaba más remedio que intentarlo con disparos lejanos. Así, a los 25 minutos, el conjunto ucraniano se acercó por primera vez a la portería defendida por David Soria con un disparo cruzado de Ismaily que se marchó desviado. Siete minutos después, lo intentó Taison, con idéntico resultado, y el Sevilla comenzó a bajar su ritmo y el Shakhtar comenzó a crecer, haciéndose con la posesión del esférico, tal como ocurrió en el partido de ida. La peor noticia posible llegó al borde del descanso, cuando los ucranianos aprovecharon un contragolpe y Marlos dejó solo a Eduardo, que definió a las mil maravillas frente a David Soria. El mazazo fue enorme y el equipo sevillista acabó pidiendo a gritos el descanso, al que se llegó sin más goles por fortuna.


En la reanudación, saltaron los mismos hombres al terreno de juego y tras un nuevo aviso por parte del Shakhtar, el Sevilla puso tierra de por medio con un nuevo tanto. Solo habían transcurridos dos minutos del segundo periodo cuando Krychowiak condujo hasta acercarse a la frontal en un contragolpe y emulando a Banega, asistió con el exterior para el desmarque de Gameiro, que salvó la salida del guardameta y puso el 2-1 en el marcador con su pierna izquierda. Con este tanto, el Sevilla templaba sus nervios, aunque el resultado continuaba siendo peligroso...


El gol le vino de perlas al conjunto sevillista, que mostró su mejor versión de nuevo. Gameiro estaba de dulce y hasta se atrevió con una chilena de perfecta ejecución que rozó el tercer tanto. Poco después, en pleno apogeo nervionense, llegaría el tercer gol de la noche para el Sevilla. A los 59 minutos, Mariano se plantó con el balón cerca del vértice del área y efectuó un potentísimo disparo con efecto de fuera hacia dentro que Pyatov no pudo alcanzar por mucho que se estirase. Un auténtico golazo del lateral brasileño, el primero que consigue con la camiseta del Sevilla, que dejaba la eliminatoria muy bien encarrilada.


Con la distancia en el marcador, el Sevilla comenzó a jugar con cabeza y una mayor tranquilidad. Banega se convirtió en el cerebro del equipo y manejó el ritmo del partido a su antojo. Unai Emery comenzó entonces a mover su banquillo, primero se marchó Tremoulinas, que cuajó un gran partido en su reaparición, y fue sustituido por Escudero. Luego, Gameiro, el héroe de la noche, dejó su lugar a Iborra y a escasos minutos del final, Banega abandonó el terreno de juego y Cristóforo ocupó su lugar. El Sevilla no sufrió en los minutos finales y la grada disfrutó de lo lindo, viendo como su equipo se clasificaba para una nueva final en la Europa League.


El rival en la final será el Liverpool, un hueso duro de roer. El próximo encuentro del Sevilla será frente al Granada, aunque tanto la plantilla nervionense como el sevillismo están ya con la mente puesta en el Liverpool y Barcelona. Casi ná...

Videoresumen del partido:

fuente fotos:www.sevillafc.es

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar